Finalmente, los servicios informáticos de CMA-CGM han logrado contener el software malicioso detectado en sus servidores periféricos y, tras realizar las acciones pertinentes para repeler el ciberataque, ya tienen operativos todos sus sistemas.

De hecho, los equipos del grupo naviero francés estiman que todas sus comunicaciones son seguras, incluyendo sus servicios de correo electrónico, transmisión de ficheros e intercambio de documentación EDI.

La naviera afirma que «el malware ha sido rápidamente aislado y todas las medidas de protección pertinentes adoptadas».

Según ha informado públicamente la compañía gala, el cierre de todas sus vías de comunicación telemáticas ha sido una «medida preventiva» adoptada, al parecer, para evitar mayores afectaciones en sus sistemas informáticos.

Pese al ciberataque, CMA-CGM ha mantenido sus actividades portuarias y marítimas habituales, así como sus reservas de servicios, con servicios alternativos a la contratación electrónica, gracias a su red de agentes locales y filiales.

Este nuevo ataque informático vuelve a traer a la palestra la importancia crítica que tienen los sistemas de comunicación e información de las empresas que componen la cadena de suministro y, especialmente, de las navieras, que ya se han visto sometidas a ciberataques anteriormente, y que juegan un papel de integración cada vez más importante en las cadenas logísticaas más complejas y globalizadas.