Entre las medidas que se recogen en el informe se encuentran los impuestos al combustible.

Entre las medidas que se recogen en el informe se encuentran los impuestos al combustible.

Durante la jornada “Retos y oportunidades de un transporte bajo en carbono», celebrada el pasado jueves, se ha presentado el documento «Receta para España: cómo comenzar a descarbonizar el sector transporte», que recoge una serie de recomendaciones al gobierno con las que se conseguirían los objetivos de descarbonización establecidos por la Unión Europea en la Cumbre de París.

Tras el Acuerdo de París la Unión Europea se comprometió a reducir en un 40% sus emisiones de CO2 antes de 2030, y conseguir este objetivo depende en gran medida de lograr establecer formas de transporte sostenibles pues sólo en la Unión Europea este sector supone una quinta parte de las emisiones.

Entre las posibles medidas, están los impuestos al combustible, como vía efectiva de internalizar los costes asociados a las emisiones de carbono.

El estudio analiza medidas tanto a nivel comunitario como a nivel nacional y cuantifica su contribución para disminuir las emisiones del transporte. Entre las medidas que se recogen se encuentran los impuestos al combustible, dado que son una manera efectiva de internalizar los costes asociados a las emisiones de carbono, al mismo tiempo que se reduce el consumo de combustible.

En España, un aumento en los impuestos al diésel de 11 céntimos por litro supondría un aumento de un 10% del precio de venta final, basado en precios de 2014, y una reducción de las emisiones en 2030 de 2,62 millones de toneladas de CO2.

Asimismo, el informe también recoge el traspaso hacia modos de transporte más sostenibles mediante la introducción de medidas que promuevan un cambio a otros modos más limpios, así como la sensibilización de conductores y transportistas sobre las opciones para conducir de una manera más eficiente.

El objetivo de reducción de España en el sector para 2030 se estima en un 28%. De no introducirse medidas, España excedería de largo sus emisiones máximas