La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha analizado la propuesta de cánones de Adif y Adif Alta Velocidad y concluye que se ajusta al marco regulador vigente, aunque recomienda posponer los incrementos propuestos hasta que no se hayan recuperado los tráficos ferroviarios.

En un contexto de crisis, Competencia estima que la actividad ferroviaria se ha visto fuertemente reducida y que el sistema de fijación de cánones actual limita la independencia de los gestores de infraestructuras para modificar los importes de manera ágil y dificulta la adopción de medidas de alivio, por lo que estima necesaria la modificación de la Ley del Sector Ferroviario, desvinculando los cánones de los Presupuestos Generales del Estado.

En concreto, el regulador ha valorado positivamente que, a pesar de que el marco regulador lo permite, Adif Alta Velocidad no haya trasladado el incremento de los costes directos a los cánones, lo que, en su opinión, facilitará la recuperación de la actividad ferroviaria en la red de alta velocidad.

Para las líneas convencionales, los administradores de la infraestructura férrea proponen una senda de crecimiento de los cánones hasta lograr la cobertura del coste directo total de estas líneas, algo en lo que también coincide la CNMC.

Pese a ello, y debido al descenso del tráfico de todos los servicios en la red convencional, Competencia considera que «deberían posponerse los incrementos previstos hasta que los tráficos ferroviarios se hayan recuperado», toda vez que estos incrementos ya han sido retrasados, de facto, desde 2018 por la falta de aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.