Tras registrar un volumen aproximado de 500 millones en la primera mitad de 2019, la inversión en activos logísticos en España podría batir un nuevo récord por cuarto año consecutivo y alcanzar un volumen aproximado de 1.600 millones de euros al cierre del presente ejercicio, si se tienen en cuenta las operaciones ya en curso.

El incremento del consumo y el auge del comercio electrónico repercuten directamente en la necesidad de contar con nuevas plataformas de almacenaje y distribución, lo que está provocando que actualmente se registren los máximos niveles de contratación e inversión en espacios logísticos, toda vez que el sector se encuentra en una fase de crecimiento consolidado, sobre todo desde los últimos dos años, en los que han registrado niveles de contratación históricos en Madrid, Barcelona y Valencia, los principales mercados del país.

De igual modo, también influyen en esta situación positiva tanto el hecho de que se prevea un buen comportamiento de la demanda para los próximos meses, como la realidad de que la carencia de una oferta de calidad, acuciante sobre todo en algunas zonas, presione al alza las rentas, circunstancia que ayuda a atraer inversiones al sector, fundamentalmente de fondos extranjeros.

A esta coyuntura se suman las atractivas rentabilidades que en este momento ofrece el sector en comparación con otros más tradicionales, gracias en gran medida a la buena evolución de la economía del país y a las previsiones positivas para los próximos años.

En el mercado inmologístico del centro de la península, los operadores logísticos actúan como principales catalizadores de la demanda, con un 61% de las operaciones registradas entre primeros de 2018 y marzo de este mismo año.

Sin embargo, pese a las buenas perspectivas, también se observa un cierto estancamiento que puede achacarse al enfriamiento de las perspectivas económicas a nivel mundial, fruto, sobre todo, de las tensiones proteccionistas que se viven entre los Estados Unidos y China, algo que repercute también en la propia economía española, aunque los principales organismos internacionales han demostrado en las últimas semanas su confianza en la fortaleza de la evolución del país.

El mercado en la zona Centro

En este contexto de incertidumbre, la consultora BNP Paribas estima que la contratación en Madrid se situará́ entre los 600.000 m² y los 650.000 m², una cifra inferior a la del año anterior a no ser que se produzcan nuevas operaciones llave en mano de gran volumen en lo que queda de 2019, tal y como sucedió en 2018.

cuadro final noticias para enlace al especial