El puerto de Málaga ha consolidado su tráfico portuario durante el pasado 2019, con un volumen total de 3.605.261 toneladas, un 8,59% más que en 2018.

Con esta tendencia al alza, la Autoridad Portuaria estudia proyectos que permitan dar estabilidad y viabilidad al puerto, además de potenciar la conexión del recinto portuario en materia logística, como la creación de un nuevo muelle polivalente o la búsqueda de espacios logísticos fuera del puerto, con el fin de potenciar los tráficos de importación y exportación.

Dentro del movimiento de mercancías, los mayores incrementos se han registrado en contenedores, graneles, importación de vehículos nuevos, así como en la conexión con el norte de África.

En concreto, el enclave malagueño ha movido el año pasado 1,4 millones de toneladas de mercancía contenerizada, lo que supone un aumento del 51,7% en relación a 2018.

Así mismo, el pasado ejercicio han pasado por el recinto portuario andaluz 80.050 toneladas de graneles líquidos, principalmente aceite, con un ascenso de un 8,5% respecto a 2018.

Sin embargo, ha descendido un 13% el tráfico de graneles sólidos, para un total anual de 1,4 millones de toneladas, pese a que el tráfico agroalimentario, correspondiente a pienso y forrajes y cereales y su harina, ha crecido un 8,2%.

Al mismo tiempo, la importación de vehículos nuevos aumentó un 10,7%, con un movimiento de 71.196 unidades en 2019, principalmente de las marcas Dacia y Renault procedentes de Tánger, Ford procedentes de Turquía, Opel procedentes de Bélgica y Nissan procedente de Gran Bretaña.

Por lo que respecta a la conexión con el norte de África, el año pasado se han movido 70.156 vehículos en régimen de pasaje, un 31,1% más con respecto a 2018.