La naviera china tiene previsto poner en marcha un nuevo servicio semanal que una diferentes puertos en el Mediterráneo con otros enclaves en la costa este de los Estados Unidos.

La línea conectará el puerto israelí de Haifa, con el egipcio de Alejandría, para después recalar en las dársenas turcas de Mersin y Aliaga, desde donde se dirige al recinto griego del Pireo, para pasar a Génova y, posteriormente, a Algeciras, último puerto europeo desde donde partirá a través del Atlántico hacia Nueva York, Norfolk y Savannah.

Así pues, el servicio ofrece un tiempo de tránsito en la rotación hacia el oeste de siete días entre Algeciras y Nueva York, mientras que, en sentido contrario, hacia el este, se alarga hasta los quince días, lo que garantiza una conexión marítima rápida y directa a ambos lados del Atlántico.

De igual manera, la línea también ofrece conexiones a través del Pireo con otros enclaves de Rumanía, Ucrania, Rusia, Georgia, Croacia, Eslovenia y Bulgaria.

Además, también conecta con la red feeder de la naviera china en el Mar Negro y el Mediterráneo oriental, a través de su red Diamond Line.