El Grupo Goodman ha desarrollado un nuevo centro de distribución de 40.000 m² para Decathlon, situado en Can Margarit, en el municipio barcelonés de Sant Esteve Sesrovires. Se trata del mayor desarrollo logístico inmobiliario completado en los últimos seis años en la región.

El retailer de ropa y equipamiento deportivo aspira a relocalizar los centros de distribución situados en las localidades de Martorell y Vilafranca, en Barcelona, en una ubicación central, cercana tanto al aeropuerto como al puerto de la ciudad, que dará servicio a 40 tiendas en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares.

La instalación jugará, por tanto, un papel fundamental en la red logística de la compañía, para la que el mercado español es el principal después del francés. En este sentido, les perimitirá incrementar el número de operaciones y mejorar la eficiencia de todas las que se lleven a cabo.

Con casi 11 metros de altura, el centro dispone de 38.000 m² de espacio de almacenamiento y 2.000 m² de oficinas. No obstante, la extensión total de la parcela se sitúa alrededor de los 60.000 m2 e incluye amplias áreas para maniobras y ‘parking‘ para coches y camiones.

Se ha habilitado un área para la preparación de pedidos para el e-commerce y un taller de servicio técnico posventa, que coordinará la reparación y el mantenimiento del material deportivo.

Cuenta con numerosas soluciones sostenibles como iluminación por LED y sensores de movimiento, aprovechamiento de la luz natural, recuperación de aguas pluviales y aislamientos reforzados, por lo que el grupo ya ha solicitado la certificación ‘Breeam Good‘.

Goodman se encargará también de proporcionar servicios de gestión de propiedad de valor añadido para el nuevo centro de Decathlon.