El Ayuntamiento de Madrid perfila a lo largo de este mes de julio una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para regular los usos logísticos del suelo urbano en la ciudad.

De este modo se establecerá la superficie máxima de las instalaciones para estas actividades y se exigirá la elaboración de informes de movilidad para su implantación.

Con esta reforma de la normativa municipal se va a regular la inserción de las nuevas actividades de almacenamiento y distribución en los entornos urbanos y se van a establecer limitaciones a la implantación y condiciones específicas de este uso cualificado.

El crecimiento de los envíos de comercio electrónico pone sobre el tapete la necesidad de contar con microhubs urbanos que permitan mejorar la eficiencia de las entregas domiciliarias, así como mejorar la rentabilidad de estos servicios.

Para encontrar las mejores soluciones para optimizar la distribución urbana de mercancías, las autoridades municipales madrileñas se han reunido con diversos actores del sector.

El Ayuntamiento de la capital lleva desde 2019 estudiando la evolución el reparto, consolidación y distribución de mercancías en el entorno urbano.

La normativa también estudiará el impacto que tienen estas plataformas urbanas sobre el tráfico urbano, el entorno y en la red comercial de la ciudad de Madrid.