furgonetas reparto distribución urbana vehículos comerciales en una calle de Madrid

El aumento de envíos de comercio electrónico supone un reto para la movilidad en las grandes ciudades.

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado esta semana que tiene previsto iniciar de inmediato los trabajos para desarrollar un nuevo plan especial que regule los usos de distribución urbana de mercancías y logística para la ciudad de Madrid.

Con este instrumento, el consistorio de la capital quiere hacer frente con garantías al nuevo reto al que se enfrentan todas las ciudades debido al aumento del comercio electrónico, lo que implica un incremento de los servicios de reparto de paquetería, especialmente en el ámbito de las entregas domiciliarias, para el que, en estos momentos, no existe una estrategia urbanística que ordene esta actividad de importancia creciente.

Con este nuevo plan, cuyos trabajos comenzarán a lo largo del próximo año, el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, ha destacado que el Gobierno municipal «se adelanta al problema, estudiando lo que va a venir y así poner soluciones desde el principio».

Plataforma de Pavasal en la M-40

Así mismo, relacionado también con el reparto urbano, pero respecto de la plataforma logística que construye Pavasal en el barrio madrileño de Villaverde, al pie de la M-40, el Ayuntamiento de Madrid empezará en enero un estudio de detalle para analizar las distintas alternativas de movilidad actuales y previsibles para la zona.

Este trabajo continúa la estela de las distintas reuniones mantenidas por los responsables del consistorio con el promotor de la planta y con ADIF con el objeto de evaluar soluciones de movilidad, ante la eventualidad de que no podrá ponerse en marcha la segunda fase de construcción de la planta sin que exista un plan especial previo.