big data

La tecnología más utilizada actualmente para el análisis de la información es el Internet de las Cosas.

Cada día, innumerables paquetes son transportados en el mundo a través de los flujos de las cadenas de suministro, que actúan como piedra angular de la economía global. Para que un artículo llegue desde su lugar de origen al de destino, son necesarios múltiples sistemas de datos, información y toma de decisiones, que deben funcionar de forma efectiva, según explica el último informe de Xeneta.

Independientemente del tamaño de la compañía, para tomar las decisiones adecuadas es preciso no solamente tener acceso a los datos correctos sino también poder entenderlos para utilizarlos. Las grandes empresas cuentan con una sofisticada arquitectura de la información que facilita el análisis de datos, la planificación y la aplicación de medidas orientadas al negocio.

El hecho de contar con información valiosa a la hora de actuar está impulsando algunos cambios en la industria de transporte, que ha permanecido inalterable durante décadas. El ‘Big Data‘ permite comprender el alcance de las medidas aplicadas en una compañía, identificar los indicadores clave y desarrollar un plan de mejora.

Resulta interesante pensar que algo tan potente y aparentemente intuitivo lleva apenas unos años presente en el sector. De hecho, los primeros avances en este aspecto comenzaron en 2010, con la llegada de las tecnologías móviles y de almacenamiento en la nube, aunque no fue hasta 2015 cuando las empresas empezaron a interesarse por el análisis de datos.

Equipos especializados

Si bien es cierto que el ‘Big Data‘ es una herramienta de gran valor, también puede sobrepasar a algunas compañías, especialmente si no son capaces de aprovecharla adecuadamente. Sin la ayuda correcta, intentar analizar el enorme flujo de información puede ser como utilizar una bola de demolición para clavar un clavo.

Una empresa que toma decisiones a partir de los datos erróneos puede hacer mucho daño a su negocio. Por tanto, es preciso que las que quieran avanzar en el uso de estas tecnologías incorporen un equipo especializado o contraten este servicio para saber en qué aspectos deben focalizarse.

Además, deben seleccionar la tecnología que quieren emplear para el análisis de la información, como el ‘machine learning‘ o la inteligencia artificial. Actualmente, la más extendida es la del Internet de las Cosas, IoT, que ya utilizan el 20% de los cargadores y el 30% de los operadores que gestionan la logística para otras empresas.

En cualquier caso, aún existe un 60% de compañías que no utilizan ningún tipo de sistema para el análisis de datos, lo que sugiere que una gran parte de la industria está incorporando las medidas necesarias con demasiada lentitud, un hecho que podría tener consecuencias nefastas en el futuro.