El Canal de Panamá ha adoptado la semana pasada nuevas medidas para garantizar la continuidad de la operación de la vía interoceánica, un paso fundamental en el tránsito marítimo internacional que sigue operando pese a la crisis sanitaria.

De igual manera, así también quiere contribuir a evitar la propagación de la pandemia, así como proteger la salud de su plantilla y usuarios.

Así pues se ha. formado equipos de trabajo mínimos para «mantener la operación segura de la vía interoceánica, de manera que brinde su servicio continuo al comercio internacional».

De igual manera, el traslado de estos grupos de trabajadores hacia sus áreas de trabajo se hará por medio de servicios de transporte especiales y en grupos pequeños, con el objetivo de reducir el riesgo de contagio.

Además, también se han establecido turnos operativos para asegurar que el personal realiza un descanso adecuado sin que el funcionamiento normal de la infraestructura se vea mermado.

Estas medidas, entre otras, se suman a las que se han implementado desde la alerta mundial por el coronavirus para proteger la integridad de los colaboradores y la tripulación de los buques en tránsito de acuerdo a protocolos de actuación de nivel nacional e internacional.