La crisis sanitaria ha venido, entre otras muchas cosas, a emborronar las previsiones económicas de consumo que han visto cómo en lo que va de año se han ido cayendo todas las campañas de venta.

Algo similar parece a punto de ocurrir con las próximas navidades, a tenor del ‘Estudio Anual E-commerce’ de Packlink, en el que se concluye que si un 49% de los operadores de e-commerce del país creen que la próxima temporada navideña va a a ser mejor que la de 2019, otro 50% cree que no.

Si estos últimos estiman que la campaña no va a ser buena por la inestabilidad, los primeros confían en que se consolide en los últimos días del ejercicio la tendencia al crecimiento del comercio electrónico que se ha registrado desde que se desató la pandemia en marzo.

En esta misma línea, como en años anteriores, el sector ha reforzado sus servicios logísticos, el personal y la gestión de las devoluciones, aunque ni por asomo como lo hizo el pasado 2019.

Pese a ello, e-commerce han hecho previsiones optimistas, pese a la situación económica complicada y la bajada del consumo, porque confían en que la compra on-line va a ser el gran beneficiado de la próxima campaña de navidad, lo que obliga a tener controlado stocks y parte logística.

Así mismo, las empresas de paquetería también han reforzado tecnología y plantillas en un escenario en el que los puntos de conveniencia parece que irán cobrando un protagonismo cada vez mayor.