El sector del comercio electrónico cuenta con un gran potencial de crecimiento para colocarse al nivel de otros mercados europeos con más recorrido y madurez gracias, sobre todo, al crecimiento de la penetración en el uso de internet entre la población del país, así como por el incremento previsto en el número de compradores on-line.

En este sentido, la Ecommerce Foundation en su último estudio sobre el comercio electrónico en España publicado la semana pasada, estima que el mercado del comercio electrónico crecerá un 17% este ejercicio para alcanzar una cifra de negocio de en torno a 28.000 millones de euros, frente a los 23.905 millones de euros de 2017, año en que la cifra de negocio del sector aumentó un 25,23%.

Además, el trabajo también destaca que el número de compradores a través de internet está creciendo con rapidez en el país, de tal modo que a lo largo de este ejercicio se colocará en un 62% de la población española, con una tasa de penetración de la red de un 88% en la nación.

Por lo que respecta al comportamiento de los usuarios del comercio electrónico en España, la Ecommerce Foundation estima un 98% de los compradores utilizan internet por conveniencia y, de igual modo, los españoles que utilizan el e-commerce ponen el precio de los envíos por encima de la rapidez en la entrega.

Por otra parte, los usuarios del comercio electrónico también tienen una alta preocupación por la seguridad de los pagos y aún se detecta cierta desconfianza a la hora de usar la web para adquirir artículos de consumo.

El comprador español de e-commerce suele gastar entre 100 y 499 euros para adquirir fundamentalmente viajes, estancias en hoteles, prendas de vestir o artículos deportivos a través de páginas radicadas en España y con AliExpress y Wallapop como principales aplicaciones móvil para las compras a través de internet.