Tras varios días de intensas labores, la Autoridad del canal de Suez ha conseguido liberar parcialmente la vía marítima, tras desencallar el ‘Ever Given’ que lo bloqueaba desde el pasado martes, 23 de marzo.

Incluso se ha procedido a asegurar el portacontenedores de la naviera Evergreen para inspeccionarlo a fondo y determinar si ha sufrido algún daño, con el trabajo de unos diez grandes remolcadores que han actuado en cuatro direcciones para desencallarlo.

En las tareas de liberación del Ever Given ha sido fundamental la eliminación de arena, de forma que hasta este domingo se habían sacado 27.000 m³, llegando a una profundidad de 18 metros. Con estas operaciones se ha logrado que el bulbo, que prácticamente había quedado montado en la orilla, haya comenzado a ser liberada, al igual que la popa que ha sido alejada de la orilla.

Según la Autoridad del Canal de Suez, las maniobras se reanudarán durante la nueva marea alta, a mediodía de este lunes, en la que alcanzará los 2 m., lo que permitirá el restablecimiento completo de la dirección del buque y su ubicación en el centro de la vía navegable.

La navegación se reanudará inmediatamente después de que se restablezca por completo la dirección del barco y se dirija al área de espera de Bitter Lakes para una inspección técnica.

Pese a que el canal ya está expedito, aún no se ha dado a conocer la fecha en que se volverán a retomar el tránsito de barcos, mientras unos 300 barcos esperan en la zona para cruzar la vía.

El comercio internacional respira aliviado por una crisis que podría haberse alargado aún más, afectando gravemente a los principales puertos del Mediterráneo.

Maersk, por ejemplo, tiene tres buques atrapados en el canal, así como otros 29 a la espera, mientras que, al tiempo, ha desviado 15 de sus naves en rutas de circunnavegación del continente africano a través del cabo de Buena Esperanza.

Por su parte, CMA-CGM y sus colaboradores tienen otros 18 portacontenedores a la espera de cruzar el canal, así como otro buque más atracado en el Gran Lago Salado, dentro de la vía, mientras que ha desviado dos buques hacia el cabo de Buena Esperanza. La naviera está ofreciendo a sus clientes alternativas por carretera, ferrocarril y vía aéra.