El Departamento de Mercancías del Comité Madrileño de Transporte por Carretera ha agradecido a la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid la rápida reacción e intervención ante las prácticas ilícitas de Cabify, que pese a dedicarse a servicios de alquiler de vehículos con conductor para viajeros, había empezado a utilizar su flota de turismos para la distribución de mercancías y los servicios de paquetería.

La actividad de envíos de mercancías que venía desarrollando con autorizaciones de transporte VTC, destinadas al transporte de viajeros, supone «un atentado y un flagrante incumplimiento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres«, considerándose una infracción muy grave. De hecho, la única mercancía que puede transportarse en los vehículos con esta licencia es el equipaje de sus viajeros.

La multinacional ha hecho público que continuarán prestando servicios de distribución de mercancías, por lo que el Comité ha pedido a la Administración de Transporte que continúe controlando esta actividad, con todo el rigor sancionador previsto legalmente. Esto implica además la inmovilización en la vía pública de los vehículos que no estén autorizados o que no cumplan los requisitos legales para llevar a cabo transporte de mercancías.

Esta situación se está produciendo en plena crisis sanitaria, donde el sector de transporte de mercancías por carretera ha sufrido un descenso en su actividad cercano al 50%. Por ello, insisten en denunciar la competencia desleal de Cabify, que «de forma oportunista y depredadora» está generando un gran daño y perjuicio a los autónomos y empresas de transporte.