El Ejecutivo andaluz ha pedido al Gobierno de España solucionar «con recursos humanos y técnicos» la situación del puesto de control Fronterizo del puerto de Algeciras.

Se suman así a las demandas de los funcionarios que realizan su actividad en dicho puesto de control, que recientemente acordaron constituir una plataforma para pedir soluciones a sus problemas laborales y económicos e incluso se han planteado la posibilidad de convocar una huelga.

Ambas partes se han quejado por los continuos retrasos en la gestión de productos perecederos, fruto de la falta de medios y personal ante un incremento progresivo de la carga de trabajo. Por ello, solicitan un cambio en los procesos operativos definidos para el servicio de Sanidad Exterior.

Esto implicaría, para la Junta, modernizar el concepto de inspección, así como dotarlo de todos los medios humanos necesarios para garantizar el ágil tránsito de la mercancía.

En este sentido, el consejero andaluz de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz,  considera que el Gobierno Central no está cuidando la reputación del emplazamiento, sino que está poniendo en riesgo su reputación.

A su juicio, los grandes «cuellos de botella» que sufren las mercancías, especialmente las de productos perecederos de origen animal y vegetal, generan una falta de competitividad que, apunta, se repite en otros puntos andaluces.

Por último, ha advertido que esta problemática afecta directamente a la competitividad de las empresas andaluzas y, en última instancia, a la economía española, al producirse desvíos de mercancías a otros puertos de Europa.