La Ley de Finanzas para 2017 del Gobierno francés, promulgada el pasado 29 de diciembre, ha suprimido oficialmente los textos legales que recogían el pago de la ecotasa por parte del transporte por carretera francés.

No obstante, desde la Federación Nacional del Transporte por Carretera francesa, la FNTR, se muestran preocupados por la intención de restablecer la ecotasa que demandan desde distintos frentes, especialmente «los presidentes de las regiones francesas, en busca de dinero», apuntan los transportistas.

Pago indirecto

Además, desde la Federación aseguran que, «en contra de la creencia popular», el sector viene pagando la ecotasa desde el 1 de enero de 2015, aunque «evidentemente no a través de los portales» que en su día se proyectaron para el pago de este impuesto y que fracasó definitivamente a finales de 2014.

Hace ya dos años, tras la renuncia de la Administración gala a la ecotasa, el Gobierno francés incrementó en dos céntimos el impuesto sobre el gasóleo el 1 de enero de 2015 para fomentar el cambio hacia vehículos más sostenibles, aumentándose en otros dos céntimos en 2016. 

Según la FNTR, el aumento del impuesto al gasóleo es un pago indirecto de la ecotasa y ha supuesto un desembolso adicional para los transportistas de más de 350 millones de euros sólo en 2015.