El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha regulado las medidas de transporte a aplicar a las conexiones entre la península y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, a través de dos Órdenes Ministeriales.

Ambas normas prohiben hasta nueva orden la realización de vuelos entre cualquier aeropuerto situado en el territorio nacional y las dos ciudades autónomas, así como el desembarco en ambos puertos de pasajeros.

La restricción afecta a los viajeros embarcados en los buques de pasaje de transbordo rodado y buques de pasaje que presten servicio de línea regular entre la península y ambas plazas.

Quedan, sin embargo, exceptuados los conductores de las cabezas tractoras que porte carga rodada en los tráficos que unen los puertos de la península con los recintos de ambas plazas.

Adicionalmente, las autoridades han establecido una serie de excepciones a estas prohibiciones aplicables a aeronaves de Estado, vuelos exclusivamente de carga, vuelos posicionales, humanitarios, médicos o de emergencia.

De igual modo, las limitaciones tampoco afectan a los buques de Estado, a los buques que transporten carga exclusivamente ni a los buques que realicen navegaciones con fines humanitarios, médicos o de emergencia.

Todas estas medidas se adoptan por necesidades de salud pública y, en el caso concreto de Melilla, obedecen a una petición expresa del consejero de Salud Pública, que ha solicitado, mediante escrito motivado, que, por razones de salud pública, se suspendan las conexiones aéreas y marítimas entre la península y Melilla.