El accionista único de Galigrain y de Oleosilos de Galicia aprobó el pasado 13 de julio la fusión por absorción de ambas sociedades.

El movimiento implica la absorción de Oleosilos de Galicia por Galigrain, con su consiguiente disolución sin liquidación, así como la transmisión en bloque de su patrimonio social a la sociedad absorbente, que lo adquiere a título de sucesión universal.

Para fijar los términos se ha contemplado el proyecto común de fusión suscrito por los respectivos órganos de administración de las sociedades intervinientes en la fusión y sus balances de fusión cerrados a 31 de diciembre de 2019.

Ambas compañías tienen una fuerte presencia en el puerto exterior de La Coruña, que en los últimos tiempos ha ido ganando una fuerte presencia en el tráfico de graneles agroalimentarios en la zona noroeste del país.

Precisamente en Punta Langosteira, Galigran proyecta una moderna terminal de graneles, al ampliar sus instalaciones en el enclave coruñés, que pasarán a ocupar 63.600, al añadir 26.888 m² en una ampliación que comprende la habilitación de un nuevo módulo de almacenamiento de 2.600 m², un pasillo de servicio y una nueva nave de 17.400 m².

En este proyecto la filial del Grupo Nogar tiene prevista una inversión de 14 millones de euros.