El mercado europeo de semirremolques alcanzará este 2016 las cifras más altas de los últimos años, que se verán superadas sólo por los registros de 2007 y 2008, ejercicios en los que se alcanzaron máximos en las matriculaciones, antes del estallido de la crisis europea.

No obstante, según señalan desde la consultora británica Clear, en la segunda mitad del presente ejercicio se ha producido un claro debilitamiento del segmento, al mostrarse los mercados de Dinamarca, Francia, Alemania, Italia y España mucho menos dinámicos que en el primer semestre.

Las previsiones de la consultora apuntan a un crecimiento del 5,2% en el segundo semestre del año con respecto al mismo periodo de 2015, frente al aumento del 9,4% experimentado entre enero y junio en comparación con los seis primeros meses del ejercicio anterior. De esta forma, 2016 cerrará con un aumento del 7,4% en las matriculaciones de semirremolques con respecto a 2015.

En este contexto, desde Clear auguran que el mercado se estabilizará en 2017, siendo «casi inevitable» un descenso en 2018 o 2019 debido al carácter cíclico de la economía. Pero no será pronunciado, según los expertos, ya que se tratará de una desaceleración, por un plazo de entre 12 y 18 meses, y no de una caída.

Esta desaceleración sucederá probablemente en 2018, aunque podría tener lugar en 2019 o, algo bastante improbable, retrasarse hasta 2020.