tres furgonetas en paralelo en Barcelona

Los vehículos más viejos son los responsables de las mayores emisiones de CO2.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, y la Federación Nacional de Concesionarios, Faconauto, han presentado sus alegaciones sobre el anteproyecto para la modificación de la Ley del Impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono de los vehículos de tracción mecánica elaborado por la Generalitat de Cataluña.

En este anteproyecto de ley, se establece un impuesto adicional a los impuestos de matriculación y circulación para los propietarios de vehículos en Cataluña, en función de los niveles de emisión de CO2 de sus automóviles.

Tras una evaluación del impacto del impuesto, Anfac y Faconauto han explicado, junto a Fomento del Trabajo, la Federación Catalana de Vendedores de Vehículos a Motor y el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Cataluña, que perjudicaría al sector y a la actividad económica, puesto que se reducirían las matriculaciones en la región.

Transformar el impuesto de circulación

En su opinión, la mejor manera de reducir las emisiones es transformar el impuesto de circulación para añadir criterios medioambientales enfocados al uso del vehículo que sean comunes en todos los territorios.

Su propuesta pasa por el establecimiento de un único impuesto basado en las emisiones de CO2 y el cumplimiento de las normativas Euro, que no frenaría la compra de vehículos nuevos y eficientes, pero penalizaría a aquellos vehículos más contaminantes.

Para Anfac, los vehículos más viejos son los responsables de las mayores emisiones de CO2, por lo que es fundamental promover su achatarramiento. En esta línea,desde Fomento del Trabajo aseguran que es necesario impulsar la renovación del parque sin perjudicar a un sector en plena transformación de su modelo de negocio. 

A la vista de esta situación, estas entidades proponen que hasta que se modifique el impuesto de circulación, el nuevo impuesto no afecte a los vehículos de al menos cuatro o cinco años de antigüedad, pero si finalmente comienza a aplicarse tal cual lo ha previsto la Generalitat, los ingresos deberían estar enfocados a fomentar la renovación del parque.