Un 60% de los responsables de negocio planean la vuelta de algunos empleados a las instalaciones de las fábricas o almacenes, lo que genera nuevos retos para el sector ante la necesidad de mantener el distanciamiento social para evitar la propagación del Covid-19.

La situación está llevando al desarrollo de nuevas soluciones de supervisión de la proximidad, según explican desde Zebra Technologies, que pueden reducir la propagación en un 90% en un plazo de seis semanas.

En general, estas tecnologías activan una alarma cuando un empleado se encuentra a menos de dos metros de un compañero, aunque pierde eficacia si un empleado decide ignorarla. Tampoco indica cuándo es necesario rediseñar un área de trabajo en particular para reducir el contacto y mejorar la seguridad.

Dichos problemas pueden resolverse aplicando el segundo nivel de vigilancia de la proximidad: el seguimiento de los momentos de riesgo. Por ejemplo, cuando los empleados no guardan la distancia de seguridad durante un período de cinco minutos o más.

Cuando los datos sobre estos momentos se cargan en la nube y se organizan en cuadros de mando o informes fáciles de usar, permiten a los usuarios autorizados detectar fácilmente patrones o lugares en los que se viola repetidamente el distanciamiento social.

Además, si un empleado da positivo, estas soluciones permiten realizar un rastreo de contactos a partir de datos, lo que limita los cierres generalizados de instalaciones, pues los empleados que no hayan estado expuestos al virus no requerirán cuarentena.

Mayor higienización 

Por último, la tecnología puede ayudar a promover una mayor higienización y desinfección de los dispositivos o áreas de trabajo compartidas. Al iniciar el turno, los empleados deben identificar si el dispositivo está disponible y registrarlo para su uso, mientras que al finalizar, tendrán que cambiar el estado a «requiere higienización«.

Desde Zebra, recomiendan el uso soluciones basadas en la nube que se comuniquen con aplicaciones móviles instaladas en la empresa. Los negocios también deben asegurarse de que las soluciones utilizadas cumplen con las normas de privacidad existentes.