El descenso en la demanda del transporte marítimo y la sobrecapacidad del mercado está provocando, entre otras consecuencias, que el número de portacontenedores amarrados siga creciendo, alcanzando ahora el mayor registro de buques amarrados de los últimos 18 meses. 

En concreto, a finales de octubre de 2015 había amarrados un total de 280 portacontenedores, que representan el 5,2% de la flota global y el 2,7% de la capacidad total, según datos de Lloyd’s List Intelligence analizados por la Asociación de Navieros Españoles (Anave).

En septiembre, la flota amarrada representaba el 1,8% de la capacidad con la que cuenta la flota mundial de contenedores, por tanto, la capacidad de los buques amarrados ha aumentado un 50% en sólo un mes.

Entre los portacontenedores actualmente inactivos se incluyen cuatro buques de más de 13.000 TEUs. Dos de ellos pertenecen a la naviera Maersk, uno a MOL y otro a Cosco, que han sido amarrados a raíz de la suspensión de líneas y servicios de los grandes operadores entre Asia y Europa. Además, también están amarrados actualmente seis buques de entre 10.000 y 12.999 TEUs. 

En el caso de Maersk, la retirada de estos dos buques se debe a la falta de carga para llenar los buques en la Semana de Oro china pero, en términos generales, la flota inactiva es consecuencia de la tendencia a la baja de los fletes y de un mercado en el que los buques más pequeños tienen cada vez más difícil encontrar contratos.

Desde la primavera, los fletes en todos los tamaños de portacontenedores han ido descendiendo mientras que la flota amarrada crecía, sobre todo en los buques de menor capacidad. De hecho, 239 unidades amarradas tienen una capacidad menor de 5.000 TEUs, y 139 de ellas llevan inactivas más de 90 días.