Volkswagen invertirá en sus plantas para producir vehículos eléctricos.

El Parlamento Europeo pide que ninguna región quede fuera de la red de recarga para comsbutibles alternativos.

La existencia de una red adecuada de infraestructuras de recarga es un factor esencial para una implantación rápida y masiva de los combustibles alternativos para el transporte.

Pese a los tímidos esfuerzos realizados por la Unión Europea en este campo, el Parlamento Europeo ha solicitado a la Comisión, por medio de un informe votado esta misma semana por la Comisión de Transporte, que ponga toda la carne en el asador y que establezca instrumentos de ayuda y financiación para que se despliegue una tupida red de infraestructuras de recarga para combustibles alternativos.

La Eurocámara lamenta el tiempo perdido por «la omisión de la Comisión y la inacción de los Estados miembros», recuerda que solo ocho países miembros de la UE han adoptado las normas existentes para desarrollar esta red y pide más esfuerzos a las autoridades europeas para que el sector del transporte pueda alcanzar los objetivos de reducción de emisiones fijados.

Al mismo tiempo, el Parlamento Europeo pide a la Comisión que eleve el gasto hasta alcanzar el objetivo de 5.200 millones de euros hasta 2020, con el fin de que ninguna región europea quede fuera del objetivo de reducción de emisiones contaminantes establecido por la Unión Europea.

Tras su paso por la Comisión de Transporte, el informe del europarlamentario socialista alemán Ismail Ertug, pasará al pleno del Parlamento para su aprobación definitiva.