Rafael Aznar presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

Rafael Aznar,ha afirmado sentirse "muy tranquilo" tras la declaración ante el juez.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Rafael Aznar, ha afirmado este miércoles que todo tiene «una explicación absolutamente honorable», después de declarar como imputado, tras una denuncia de la Fiscalía por posibles delitos de malversación y prevaricación en la gestión del puerto.

Aznar ha declarado durante más de seis horas en la Ciudad de la Justicia de Valencia por la causa que investiga a otros tres directivos del Puerto de Valencia y que ya declararon como imputados el pasado lunes.

A su salida de los juzgados, Aznar ha afirmado estar «muy tranquilo» por la declaración, «muy larga, completa y detallada» que ha realizado.

Sobre la posibilidad de que se archive el caso, Aznar, ha señalado que ha respondido «la verdad y nada más que la verdad» y espera que el juez tome en consideración «esa verdad».

«Todo está en el sumario y tiene una explicación muy clara», ha indicado Aznar, que ha sido preguntado en su declaración ante el juez por cuestiones relativas a los sueldos de los directivos de VPI (Valencia Plataforma Intermodal y Logística), la embarcación comprada para los invitados de la Copa del América y las entradas de la Fórmula Uno.

Las retribuciones de VPI, sociedad participada al 98 % por la Autoridad Portuaria, que percibieron tanto Aznar como los tres directivos del puerto imputados en la causa ha centrado la primera parte de su declaración ante el juez, que se ha prolongado durante unas dos horas.

Esas retribuciones fueron consideradas incompatibles por la Intervención General de la Administración del Estado y devueltas.

Las decisiones que se tomaban siempre han estado respaldadas por el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria, y la gestión del puerto se basa en criterios de competitividad como cualquier empresa privada, según ha argumentado Aznar ante el juez, han informado fuentes conocedoras del proceso.

Sobre la embarcación, Aznar ha defendido que se aprovechó un barco que estaba disponible a pesar de que estéticamente no era el más apropiado, y ha señalado que es una práctica habitual en muchos puertos, disponer de un barco para enseñar sus instalaciones.

Respecto a las acusaciones de mediación para la contratación de familiares, ha defendido, según las fuentes, que esos familiares tienen una carrera con un perfil adecuado al puesto de trabajo y un currículum que encaja con el puesto que desempeñan.

Los tres exdirectivos de VPI que declararon el lunes, actuales trabajadores del puerto, son Juan Antonio Delgado, Ignacio Pascual y José Antonio Morales, y todos confirmaron que cuando cobraron esas retribuciones por trabajos en favor de VPI fueron aprobadas por el consejo y con el visto bueno de la Abogacía del Estado.

También apuntaron que, una vez fueron señaladas como incompatibles por la Intervención, se dejaron de percibir y posteriormente fueron devueltas.

Dos de los tres directivos las han devuelto en su totalidad, mientras que un tercero se encuentra en el proceso de devolución.