El puerto de Almería sigue dando pasos adelante en su apuesta por la sostenibilidad y la mejora de la calidad del aire, incrementando las medidas que minimicen la emisión de partículas no canalizadas en las operaciones de manipulación de graneles sólidos.

Así pues, la Autoridad Portuaria de Almería tiene previsto ampliar las pantallas atrapa-polvo levantadas en la zona destinada al tráfico de graneles del muelle de Pechina.

El enclave instalará 43 nuevos módulos de malla textil, con lo que la instalación portuaria incorporará 183 metros más de barrera, de diez metros de altura, que se sumarán a los 246 metros de las actuales, con un proyecto que cuenta con un presupuesto de 724.160,46 euros.

Las nuevas barreras, como las actuales, contarán también con un sistema de pulverización mediante nebulizadores de agua para crear un ambiente con la suficiente humedad que evite la emisión de partículas de polvo durante las operaciones de carga y descarga de productos a granel a la intemperie.

Así mismo, con la ampliación de las pantallas, los responsables del recinto andaluz estiman que mejorarán las condiciones laborales y de salud de todos los trabajadores del recinto portuario, y se conseguirá un equilibrio que permita el desarrollo de la actividad sin generar impacto sobre zonas próximas que pudieran verse afectadas por los trabajos que se realizan en el muelle de Pechina.