El puerto de Barcelona desde el Mirador de Colón

El puerto de Barcelona y Gas Natural han firmado el pasado miércoles 15 de enero un convenio para impulsar el uso del gas natural como combustible en el recinto portuario, tanto en lo relativo al transporte marítimo, propulsión de barcos y embarcaciones de servicio, como al terrestre, vehículos de transporte y maquinaria de trabajo.

El acuerdo establece las bases para acelerar el proceso de implantación del gas natural como alternativa los combustibles líquidos derivados del petróleo y prevé el desarrollo de actuaciones que fomenten el uso del gas como combustible para conseguir la reducción de emisiones contaminantes del transporte y el ahorro de combustibles convencionales en las actividades portuarias y en el entorno del puerto.

 

El fomento del uso del GNL en las instalaciones persigue tres objetivos, como son la mejora de la calidad del aire del entorno portuario , aumentar la competitividad del sector logístico y los sectores industriales intensivos en transporte, y ayudar a consolidar la capital catalana como hub logístico a través de la captación de tráficos dependientes del abastecimiento de gas natural licuado (GNL).

Inversión de Enagás de 1,5 millones

El puerto de Barcelona cuenta con la primera planta de regasificación de España, gestionada por Enagás, que prevé invertir 1,5 millones de euros para poder suministrar GNL a partir de este año a los barcos que se propulsen con este gas y a las embarcaciones del puerto que sirven el combustible al resto de buques, denominadas gabarras.

También está en negociación la instalación de una estación de gas para camiones en el recinto portuario, que también se quiere conseguir para este año, y Gas Natural Fenosa tiene planificado incorporar un motor auxiliar de GNL en un ferry, actuación que forma parte de las medidas de compensación que la compañía energética aplica en Barcelona por su planta de ciclo combinado.

El acuerdo se enmarca en un contexto en el que se prevén aumentos de precios del petróleo de forma sostenida en el futuro y en el que las normativas internacionales limitan cada vez más las emisiones contaminantes.