El Puerto de Barcelona ha cerrado el periodo de verano con un incremento de cruceristas del 16% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior, por lo que se pueden cumplir las previsiones de la Autoridad Portuaria de alcanzar los 2,5 millones de pasajeros de crucero y las 900 escalas de barcos turísticos en el año 2011.

Así, hasta el mes de septiembre el Puerto ha recibido un total de 2,1 millones de cruceristas y 677 escalas de barcos de crucero.

Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre la ciudad recibirá más de 200 escalas de barcos, aumentando el número de llegadas respecto a 2010. En concreto, este mes de noviembre están previstas un total de 74 escalas, 27% más que el año pasado.

Primer puerto de cruceros del Mediterráneo

En este sentido, Barcelona se consolida como puerto base, con un 58,5% de los cruceristas que llegan al recinto portuario iniciando y/o finalizando su viaje a la ciudad. Este tipo de tráfico significa una importante aportación económica para Barcelona y Cataluña cuando los pasajeros gastan en restauración, alojamiento, excursiones o compras. En el año 2010 el turismo una aportación al sector terciario de 260 millones de euros.

Por lo que respecta a los cruceristas, según el estudio de nacionalidades del año 2010, el turistas españoles (19%) han ascendido hasta el primer lugar, les siguen los estadounidenses (17%), británicos (16%) e italianos (15%).

Asimismo, esta temporada los tres cruceros más grandes que navegan por el Mediterráneo han tenido Barcelona como puerto base: el Liberty of the Seas (Royal Caribbean), el Norwegian Epic (Norwegian Cruise Line) y el Carnival Magic (Carnival Cruises).

El Puerto mantiene su posición de primer puerto de cruceros de Europa y del Mediterráneo, y cuarto puerto base de todo el mundo, precedido sólo de los tres grandes Puertos del estado de Florida.

De esta manera, Costa Cruceros y Mediterranean Shipping Company han experimentado grandes crecimientos a lo largo de este año. De l mismo modo, operadores como Pullmantur, Iberocruceros y Holland America han aumentado el número de escalas en la ciudad.

Operativas más ágiles

Esta temporada el Puerto de Barcelona se fijó como objetivo aumentar la agilidad de los accesos a las terminales de cruceros incorporando un carril de entrada exclusivo para el transporte público y ampliando el espacio dedicado a la zona de taxis de la terminal A en un 50%.

Estas iniciativas han permitido mejorar la movilidad del muelle Adosado, agilizando las operativas de entrada y salida y reduciendo el tiempo de espera de los turistas que llegan a la ciudad.

En cuanto a la seguridad, el Puerto ha introducido novedades para fortalecer la vigilancia en las terminales de cruceros. Así, desde el pasado 1 de marzo las empresas encargadas del servicio portuario al pasaje de cruceros han asumido la gestión del control de seguridad de los pasajeros y los equipajes, bajo la supervisión y mandato de la Guardia Civil.

De esta manera, se consiguen dos objetivos principales, por un lado, liberar a los efectivos de la Guardia Civil del Puerto para que se puedan dedicarse a otras funciones y por otro, mejorar la adecuación del desarrollo de medios a las necesidades de cada momento, dado que las terminales pueden contratar los recursos necesarios en función del volumen de pasajeros previsto y de la franja horaria de la operativa.