Puerto Bilbao portacontenedores Cezzane

El puerto ha logrado batir un récord en el tráfico de contenedores y en el de pasajeros.

La Autoridad Portuaria de Bilbao ha logrado cumplir casi todos los objetivos fijados para el primer año en su Plan Estratégico 2018-2022, que recoge 56 líneas de acción y se centra en cinco grandes ejes: crecimiento y competitividad, impacto económico, beneficio social, excelencia en la gestión y sostenibilidad económica-financiera.

En 2018, ha movido 35,6 millones de toneladas, un 4% por encima de las previsiones iniciales y equivalente a las de 2020. Además, ha logrado batir un récord en el tráfico de contenedores y en el de pasajeros.

Su intención ahora es alcanzar la cifra de 37,5 millones de toneladas en 2022 y finalizar a lo largo de 2019 la primera fase del Espigón central, que aportará 334.000 m² y un kilómetro de línea de atraque. Con su puesta en servicio, se reducirá hasta el 83% el nivel de ocupación de suelo, que llegará al 89% a lo largo del año.

Por otro lado, en 2018 ha acogido el primer suministro de gas de buque a buque en la Europa atlántica, ha finalizado un proyectopara implantar en los muelles una iluminación más eficiente y sostenible, y se ha centrado en la vigilancia continua de la calidad del aire y del ruido.

En el ámbito ferroportuario, el tráfico ha repuntado un 12% aunque todo apunta a que se mantendrá al alza en próximos ejercicios, tras adjudicarse a Sibport la gestión de la terminal de Júndiz, el inicio de un tren regular semanal en la terminal de Pancorbo y el comienzo de las operaciones en Arasur en 2020.

Más autonomía

De cara al futuro, la Autoridad Portuaria sigue reclamando un modelo de gobernanza con más autonomía, así como el establecimiento de regulaciones diferenciadas según los enclaves y un cambio en el rol de Puertos del Estado, más centrado en la coordinación del sistema.

En relación a la situación económico financiera, se encuentra en una buena situación para afrontar una posible desaceleración económica, las restricciones comerciales de Estados Unidos y Reino Unido, o un incremento de la presión fiscal. Por todo ello, se mantendrá el compromiso de reducción de las tasas, que se aplicará gradualmente hasta los 5,6 millones de euros.