La dársena gaditana de La Cabezuela-Puerto Real acoge esta semana el montaje de cuatro calderas productoras de vapor, que se enviarán posteriormente a una planta petroquímica de Hyundai en Vietnam.

Han empezado a construirse en el mes de enero y cuentan con unas medidas aproximadas de doce metros de largo, ocho de ancho y nueve de alto. En cuanto a su peso, es de 203 toneladas en vacío y de hasta 285 toneladas cuando están llenas de agua.

Las cuatro han sido diseñadas por la ingeniería escocesa Wood y fabricadas en aceros de diferentes calidades por Fibe. Esta empresa, procedente de Chiclana, está especializada en construcciones especiales relacionadas con la industria naval y los tubos en general.

Sus dimensiones han obligado al fabricante a buscar un espacio adecuado en el que montarlas, decidiéndose finalmente por el muelle de Puerto Real. Esto confirma, a juicio de la Autoridad Portuaria,  la competitividad y ubicación estratégica del puerto de Cádiz para las operaciones y trabajos de cargas especiales.