El tipo de tráfico que registra mayores incrementos en el puerto de Castellón hasta abril es el de graneles sólidos, un 36,9%, y suma 3.511.527 toneladas. Crecen también los tráficos de graneles líquidos, un 4,0%, y cierra el primer cuatrimestre con 3.368.068 toneladas. Por último, decrece un 24,1% el tráfico de mercancía general, que suma 482.155 toneladas.

En base a estos datos, y por tipo de presentación, los graneles sólidos son los que mayor participación representan sobre el volumen global de tráfico en el puerto de Castellón, y suponen un 47,7%, seguido de los líquidos -con un 45,8%- y la mercancía general, que representa un 6,5%.

Las mercancías más importantes movidas durante estos cuatro meses en los muelles del recinto portuario son petróleo crudo, feldespato, arcillas, fuelóleo, gasolinas, caolín, coque, biodiesel y azulejos.

Los principales destinos con los que el puerto de Castellón mantiene relación comercial en este cuatrimestre son, por este orden, Turquía, Canadá, Rusia, Ucrania, Libia, Rumania y Holanda. No obstante, hay que destacar que en el mes de abril el puerto de Castellón ya no ha recibido importaciones procedentes de Ucrania.

Los datos de cierre al final del primer cuatrimestre arrojan una tendencia positiva, «pero debemos analizarlos con cautela dada la situación actual de incertidumbre mundial, con una escalada de precios generalizada y las consecuencias derivadas de la invasión rusa de Ucrania», ha apuntado el presidente portuario Rafa Simó.