El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha dado luz verde a las cuentas del ejercicio de 2020, con un beneficio de 1.147.754,95 millones de euros. La cifra supone una reducción del 60% respecto a 2019, debido a la casi completa desaparición de movimiento de carbón en la dársena de Caneliñas.

En 2020 este tráfico ha sido testimonial, con apenas 7.000 toneladas, frente a los más de cuatro millones que llegó a recibir de forma sostenida durante años el Puerto Exterior. En este sentido, los ingresos de explotación han pasado de 19 millones a 16,7.

Pese a ello, su estrategia de diversificación de tráficos, incidiendo la captación en los de mayor valor añadido, así como la contención del gasto, han permitido amortiguar las consecuencias de la desaparición del carbón y cerrar el año con un balance positivo.

Acceso ferroviario

Por otro lado, el Consejo ha aprobado el expediente del proyecto modificado del acceso ferroviario al Puerto Exterior, que versa principalmente sobre el túnel de Brión y el viaducto de Malata, y supone un incremento de 1.313.238,82 euros, el 1,4% del total de la obra.

De las modificaciones en el túnel, además de una actualización de sus mediciones, las más relevantes son la implantación de un sistema continuo de auscultación en el interior del túnel militar de Graña, y diversas partidas de seguridad y salud vinculadas con la excavación minera.

En cuanto al puente de Malata, con la aprobación del expediente concluye un proceso de análisis técnico con el que la Autoridad Portuaria ha resuelto diversas cuestiones que se han puesto de manifiesto una vez iniciadas las obras.

El importe de las modificaciones del túnel asciende a 581.813,22 euros. Por su parte, las modificaciones del viaducto requieren una inversión de 228.944,03 euros, las de la pasarela peatonal, cuyos trabajos comenzarán en otoño, 123.687,97 euros, y la ampliación de la asistencia técnica para coordinación de seguridad y salud, 123.844 euros.