El puerto de Gijón rectifica la noticia sobre el Plan de Empresa 2012 aparecida en varios medios

El puerto de Gijón exigirá durante esta año 2013 a las empresas que prestan el servicio de estiba en sus instalaciones contar con responsables en formación ambiental, además de tener la correspondiente certificación ambiental, elaborar unos indicadores al respecto y un seguimiento de los mismos.

Así se recoge en el Plan de Calidad del Aire en la ciudad de Gijón que la autoridad portuaria de Gijón y el Gobierno de Asturias han comenzado a trabajar conjuntamente para su desarrollo con el objetivo de disminuir las partículas de polvo inferiores 10 micras (o PM10).

El objetivo principal de este trabajo es lograr un plan de mejora que complemente todo lo realizado hasta ahora para conseguir una calidad de aire óptima en todas las zonas de Gijón. De esta forma, a lo largo de este año el puerto del Musel promocionará la implantación de tecnologías OPW en terminales, es decir, la toma de electricidad en muelle evitando combustión de motores; y la utilización del GNL como propulsión en motores, a través del proyecto Blue Change.

La autoridad del puerto asegura que “consciente de la importancia de este tema, se involucrará decididamente en el desarrollo de este plan, tal y como viene realizando sistemáticamente desde el año 2005, a título individual, sobre sus instalaciones”. De hecho reconoce que ha ido fijando invariablemente, año tras año, objetivos de mejora contra la emisión de partículas.

Entre estas medidas destaca el traslado de los tráficos de graneles pulverulentos a la ampliación del puerto, consiguiendo alejar la operativa de la ciudad; el telemando del sistema de cañones de riego que permite una labor más rápida y directa de la lucha contra la contaminación por partícula o la utilización sistemática de “tensoactivos” en todos los carbones que se manipulen y estiben en muelles comerciales, “lo que aporta menos volatilidad al polvo y un descenso del consumo de agua frente al riego convencional”, reconoce la autoridad portuaria.

Responsabilidad del tráfico rodado

Es evidente que la contaminación derivada de la actividad portuaria que más quejas ha suscitado entre vecinos y ecologistas es la ligada al almacenamiento y manejo de graneles sólidos en los muelles gijoneses.

Sin embargo, no toda la contaminación tiene ese origen y según estudios encargados por la Autoridad Portuaria un 27% las partículas menores de diez micras detectadas en el puerto tienen su origen en las emisiones del tráfico rodado y en un 35% las originadas por procesos naturales y arrastradas por el viento hasta El Musel. Es decir, un 62% de estas dañinas partículas son ajenas a la actividad portuaria.