A partir de septiembre, la naviera LD Lines reorganizara sus servicios para ofrecer conexiones de carga rodada no acompañada desde el puerto de Gijón a los puertos de Tánger, Túnez y Nápoles.

Así la naviera, encargada de la explotación de la autopista del mar Gijón-Nantes, busca acortar los tiempos de tránsito con esos puertos. De este modo, se podría llegar a Tánger en seis días, a Túnez en ocho y a Nápoles en 10.

Según informa el diario regional El Comercio, la compañía pondrá en servicio una línea semanal a los nuevos destinos porque será el barco que sale de El Musel los martes el que conectará en Nantes con las salidas de la línea al Mediterráneo.

Este nuevo servicio tiene el objetivo de consolidar la autopista del mar con vistas a cuando finalicen las subvenciones oficiales, en septiembre de 2014, a través de la captación de carga no acompañada.