Los beneficios de la Autoridad Portuaria de La Coruña en 2011 fueron de 17,3 millones de euros, frente a los 23,6 millones de 2010, según recoge las cuentas anuales auditadas del organismo que se han publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado. Por su parte, el importe neto de la cifra de negocios en 2011 fue de 22,3 millones de euros frente a 21,3 de 2010. Los ingresos por tasas portuarias pasaron de 20,7 a 21,5 millones, con incrementos en las tasas del buque, mercancía, pasaje y pesca.

No obstante, hay que resaltar que el capítulo de ingresos y gastos de 2011 y 2010 está alterado por la incidencia de las cantidades que la autoridad portuaria gallega ha recibido de Puertos del Estado, y que se han abonado a las empresas afectadas, para afrontar las sentencias derivadas del cobro de la tasa T3, una situación que se ha producido en todos los puertos estatales.

Si se exceptúan estos ingresos y gastos, en los que la autoridad portuaria ejerce de mera intermediaria entre Puertos del Estado y las compañías operadoras, el resultado real del año 2011 ha sido de 5,56 millones de euros, lo que supone un incremento del 22% con respecto a los 4,57 millones de beneficios reales que se habían alcanzado en 2010.

Bajada del tráfico portuario 

Tal como se indica en el informe, en 2011 se registró una bajada del tráfico portuario del 4,5%, al pasar de 12,2 millones de tn a 11,7. No obstante, esta reducción se debió casi exclusivamente al sector de graneles líquidos, mientras que aumentaron los graneles sólidos y la mercancía general, que tiene mayor valor añadido y por tanto aporta mayores ingresos a la Autoridad Portuaria.

Según señala el puerto de La Coruña, el “importante” crecimiento de los beneficios anuales ha sido posible por la política de contención del gasto que aplica la autoridad portuaria, con un descenso de los gastos de gestión corriente que no “ha menoscabado el esfuerzo comercial que se viene realizando de cara a la captación de nuevos operadores para el Puerto Exterior de Punta Langosteira”.

Los gastos de personal se redujeron de 6,9 a 6,7 millones de euros;  las remuneraciones a los miembros del Consejo que no tienen relación laboral con la autoridad portuaria alcanzaron los 74.000 euros, frente a los 100.000 euros de 2010; mientras que el presidente y el director del organismo percibieron, en conjunto, 167.000 euros en concepto de sueldos y salarios (169.000 euros en 2010).