El Consejo de Administración del puerto de La Coruña ha celebrado, este martes 16 de diciembre, una reunión ordinaria durante la que se han aprobado diferentes asuntos relativos a la gestión de la entidad y la explotación de las infraestructuras portuarias.

En primer lugar, se mantendrán durante el año 2015, sin incrementos, las tarifas de los suministros de agua y energía eléctrica, así como de los servicios de recogida de residuos, utilización de carros varaderos o utilización de línea férrea, entre otros.

La finalidad de esta medida es favorecer la actividad de los empresarios y usuarios del puerto, y se suma a congelación de las tarifas de remolque, practicaje y amarre, esta última pendiente del índice nacional de costes. 

Otros asuntos aprobados han sido la creación del Comité de Transparencia y Buen Gobierno de la Autoridad Portuaria, que coordinará el cumplimiento de la nueva ley que regula este ámbito.

Del mismo modo, se ha modificado el Convenio de Normalización Financiera tras haberse rebajado, de 250 a 200 millones de euros, el crédito concedido por Puertos del Estado para afrontar las obras del Puerto Exterior de Punta Langosteira.

Por otro lado, también se han resuelto los expedientes de declaración de abandono de los buques ‘Nuevo Mar de Levante’ y ‘Navaliño II’, que serán subastados.

Otros asuntos analizados

En lo referente al Puerto Exterior, desde el puerto han señalado en la reunión que Terminales Marítimos de Galicia (TMGA) ha solicitado en este área otros 5.000 m² de terreno, para ampliar su nave de almacenamiento y distribución de mercancía, por lo que esta empresa, que empezará a operar en Punta Langosteira en las próximas semanas, duplicará la superficie de sus instalaciones.

También comenzará a principios del próximo 2015 la construcción de las naves correspondientes a las concesiones de Galigrain y Pérez Torres, de 10.000 m² cada una, destinadas a la carga y descarga de graneles sólidos y mercancía general. 

El inicio de la actividad de estos tres operadores garantiza el crecimiento de los tráficos en el Puerto Exterior a partir del próximo ejercicio, con los primeros traslados de mercancías que en la actualidad se cargan y descargan en el puerto interior, fundamentalmente graneles sólidos.