Puerto exterior de la Coruña

Puerto Exterior de La Coruña.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de La Coruña ha aprobado las cuentas anuales de 2014, que se ha cerrado con una cifra de negocio de 23,62 millones de euros y un resultado de explotación de 767.000 euros.

El resultado del ejercicio se ha saldado en negativo, con unas pérdidas de 4,2 millones de euros, originadas por las amortizaciones y los gastos financieros generados por los créditos contraídos para sufragar la construcción del Puerto Exterior. Este supone el segundo descenso en dos años, después de que en el 2012 se consiguiese una cifra récord de 25,2 millones de euros.

No obstante, el control de los gastos y de la gestión económica ha permitido que las pérdidas hayan sido un 42% inferiores a las que estaban programadas en el Plan de Empresa, que eran de 7,3 millones. El año se ha cerrado, además, con un cash flow’ de 7,2 millones de euros y un Ebitda de 12,8 millones.

Desde la Autoridad Portuaria se prevé que los resultados negativos sean «una tendencia en los próximos años», debido a la «elevada» deuda que se ha asumido para construir Punta Langosteira. Se debe añadir, también, la indemnización a pagar a Repsol por adelantar su traslado al Puerto Exterior, traslado que supondrá un notable beneficio social y ambiental para la ciudad.

Con el objetivo de «paliar la situación» la administración portuaria espera «desafectar y vender» determinados muelles del puerto interior. El nuevo puerto servirá, según la Autoridad Portuaria, para mejorar la seguridad marítima en La Coruña, al alejar los tráficos más sensibles, y se prevé que sea un motor económico para la ciudad.

Otros acuerdos

Los consejeros, asimismo, han aprobado la ampliación de la concesión que tiene Pérez Torres Marítima en Punta Langosteira. Esta empresa, que fue la primera en operar en el Puerto Exterior, está a punto de poner en servicio su nave de almacenamiento de graneles sólidos y mercancía general, de 10.000 m², y ha solicitado incrementar la superficie de su parcela hasta los 28.400 m². Construirá una segunda nave de otros 10.000 m², y el resto del espacio lo utilizará para viales e instalaciones auxiliares.

También se ha autorizado la incorporación en Langosteira de una grúa de Galigrain, vinculada a la nave que está construyendo esta compañía para el movimiento de graneles y mercancía general, con lo que sigue en marcha el proceso de traslado de operadores desde el puerto interior y la ampliación y modernización de sus infraestructuras.