La Autoridad Portuaria de Marín ha cerrado el ejercicio 2019 con un movimiento total de 2.472.000 toneladas, lo que representa una caída del 2,72%. De esta cantidad, 888.504 toneladas corresponden al tráfico de graneles sólidos y 1.549.974 a la mercancía general.

En total, estos tráficos han retrocedido un 4,48% y un 2,15% respectivamente, según las cifras de Puertos del Estado, que sitúa el tráfico de contenedores en las 873.843 toneladas, con una caída del 7,02%. En número de TEUs, la cifra ha sido de 76.645, es decir, un 12,31% menos.

Desde el puerto, destacan sin embargo el importante crecimiento del tráfico de pesca congelada, que ha aumentado un 14,53%. Igualmente, el avituallamiento ha crecido un 21,61%, hasta las 31.496 toneladas, despuntando el de combustibles líquidos, que con 17.927 toneladas, ha crecido un 23,14%. Además, la instalación ha recibido a 507 buques mercantes, un 1,4% más que los 500 de 2018.

La Autoridad Portuaria, que ha presentado sus tráficos en el último Consejo de Administración, ha aprobado también la instalación de una planta solar fotovoltaica de autoconsumo para una empresa frigorífica y ha otorgado una concesión a Satlink para la reparación de sistemas de telecomunicaciones y equipos de ayuda a la navegación y gobierno a bordo de buques.