La Autoridad Portuaria de Marín ha decidido en una reunión extraordinaria de su consejo de administración celebrada esta semana personarse en los recursos contencioso-administrativos que se tramitan en la Audiencia Nacional y en la interposición de recurso de casación ante del Tribunal Supremo por la anulación de la prórroga de la concesión de Ence en Lourizán.

A petición de los representantes en el Consejo de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía y del representante de las organizaciones empresariales se han tenido en cuenta las “consecuencias económicas y sociales catastróficas que supondría el cese definitivo de la actividad de la empresa por la pérdida de empleo y de una de las principales fuentes de ingreso de la población rural de Galicia”.

El tráfico de pasta de papel de Ence supone más de 100 barcos al año y 120 movimientos de camión por cada barco, por lo que las consecuencias que tendría para el puerto de Marín el posible cierre de Ence serían catastróficas.

Ence exporta la práctica totalidad de su producción de la fábrica de Lourizán por el puerto de Marín, con una media de 400.000 toneladas al año, lo que supone un 19% del tráfico portuario total y hasta un 60% del tráfico de mercancía general convencional.

Este viernes, 10 de septiembre, hay prevista una reunión entre el Gobierno, la Xunta y los trabajadores de la empresa para estudiar la situación.