Puerto de Santander trafico ro-ro

El Puerto de Santander se ha convertido en uno de los más importantes de España en el tráfico de vehículos y prevé acabar 2013 con un movimiento de unos 300.000 turismos y camiones, lo que representa un incremento superior al 10% con respecto al año anterior.

Estas cifras las ha facilitado José Joaquín Martínez Sieso, presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, durante la visita que ha realizado al buque Parsifal de la compañía Wallenius Wilhelmsen, uno de los más grandes y modernos del mundo en tráfico rodado, que ha hecho escala en el puerto cántabro.

Este buque, que en España solo recala en Santander, tiene una capacidad de 500 toneladas de carga entre sus ocho cubiertas y se mueve con una tripulación de tan solo 25 personas. El Parsifal, uno de los cuatro barcos gemelos de la generación Mark V de la naviera Wallenius Wilhelmsen, que opera en las instalaciones portuarias de la capital cántabra desde hace casi 20 años, está especialmente diseñado para transportar piezas industriales pesadas.

El buque, procedente de Southampton (Reino Unido), ha hecho escala en Santander, último puerto europeo de carga que visitará mensualmente, para dirigirse a Estados Unidos, Sudamérica, Nueva Zelanda y Australia.

Martínez Sieso ha destacado la importancia que tiene que barcos de estas características operen en el puerto de Santander, lo que representa, según ha añadido, «una apuesta de futuro» y una «garantía» de que sus instalaciones ofrecen las condiciones adecuadas para consolidar los tráficos que se vienen realizando.

Proyecto para suministro de GNL a buques

Además Martínez Sieso también ha avanzado que el puerto de Santander busca como proyecto «a medio plazo» la posibilidad de establecer unas instalaciones para suministrar gas natural licuado a los buques. El proyecto nace, según ha explicado, de los cambios previstos en la normativa europea sobre exigencias medioambientales de emisión de gases en el transporte marítimo.

De momento, Martínez Sieso ha precisado que el puerto de Santander, en colaboración con la naviera Brittany Ferries, el puerto francés de Roscoff y el Gobierno de Cantabria, busca financiación de la Unión Europea para desarrollar los estudios sobre la posibilidad de poner en marcha ese tipo de instalación, que tampoco se ha decidido si sería fija, ha agregado.