La Autoridad Portuaria de Sevilla está estudiando emprender acciones legales contra el puerto de Huelva, debido a lo que consideran prácticas de competencia desleal por parte de la instalación onubense, así como a la aplicación de precios distintos a los establecidos en el marco regulatorio actual.

Del mismo modo, tienen pensado elevar la correspondiente comunicación al presidente de Puertos del Estado, José Llorca, con el fin de que se tomen medidas para resolver la situación.

El conflicto se ha generado tras la publicación en el BOE por parte de la Autoridad Portuaria de Huelva de la licitación del contrato para la explotación de servicios de la terminal ferroviaria de Majarabique, situada en Sevilla.

El puerto, que está finalizando las obras del Muelle Sur con el que conectará esta instalación, fue el único aspirante al concurso convocado por Adif para la gestión de la terminal, que constituye uno de los 11 nodos logísticos prioritarios para el desarrollo económico de la región según la Junta de Andalucía, el Estado y la Unión Europea.

La Autoridad Portuaria de Sevilla no optó a esta licitación porque su objetivo es concentrar en la dársena de Batán todas las infraestructuras vinculadas al contenedor, con el objeto de maximizar la eficiencia en el transporte y la rentabilidad de las inversiones.

De hecho, en este enclave se encuentran la terminal marítima de contenedores, la terminal ferroviaria, el acceso directo a la SE-30 y la Zona de Actividades Logísticas de Sevilla (ZAL). Así, el puerto consideró que la explotación de Majarabique «supondría un incremento en los costes logísticos» por la duplicidad de las infraestructuras y la dispersión de la operativa.   

Régimen de precios distinto al establecido

No obstante, la Autoridad Portuaria de Sevilla rechaza la gestión del recinto onubense por parte de la Ap de Huelva, afirmando que bonifica el transporte de carga entre Huelva y Sevilla para captar tráficos de contenedores y moverlos desde sus instalaciones hasta dicha terminal, lo cual es posible gracias a los «elevados ingresos que recibe» como consecuencia de los tráficos cautivos del petróleo y de otras actividades del Polo Químico.

En este sentido, el puerto sevillano afirma que se está aplicando un régimen de precios distinto al establecido en el marco regulatorio portuario estatal, lo que produciría una «grave distorsión de la competencia«.

Declaración institucional del puerto de Huelva

Por su parte, la Autoridad portuaria de Huelva ha emitido una declaración institucional, en la que manifiesta que la reciente licitación de un contrato para la explotación de servicios en la Terminal Logística Ferroviaria de Majarabique (Sevilla) se enmarca dentro del Plan Estratégico del Puerto de Huelva 2012-2017, «que señala como una de las principales líneas estratégicas, el desarrollo de infraestructuras e intermodalidad«.

Según esto la adjudicación del contrato para la explotación de servicios en la Terminal Logística Ferroviaria de Majarabique «constituye el siguiente paso dentro del Plan de Inversiones del Puerto de Huelva 2016-2020 en su estrategia logística y comercial«.

En relación con las acusaciones de producir una “grave distorsión de la competencia”, desde la AP aclaran que esta operación es de carácter patrimonial, por lo que no ha lugar al cobro de tasas portuarias sino de un alquiler, ya que la parcela no se encuentra en dominio portuario, y donde se ha actuado con un absoluto respeto a la legalidad aplicable.

La Autoridad Portuaria de Huelva manifiesta que ha concursado de manera abierta y transparente a la licitación de Adif, a la que no se ha presentado ningún organismo.

Al respecto, manifiestan el interés en beneficiar, con ésta y otras actuaciones, el desarrollo de la economía andaluza, generando sinergias logísticas y comerciales beneficiosas para los puertos andaluces y españoles.