La Autoridad Portuaria de Tarragona planea adjudicar a Valls Climent el rediseño y redimensionado de las instalaciones frigoríficas del puesto de inspección fronteriza del enclave.

Así pues, la empresa tarraconense de mantenimiento e ingeniería en proyectos de refrigeración llevará a cabo estas obras por un importe de 115.252,64 euros, en un plazo de ejecución de tres meses.

La instalación del PIF del enclave catalán cuenta actualmente con cinco cámaras frigoríficas bitémperas, con unas temperaturas de trabajo de entre 0ºC y -25 ºC.

La actuación afecta a las instalaciones de refrigeración de dos cámaras bitemperatura para productos de origen animal para consumo humano y otras tres cámaras bitemperatura para productos de origen animal de consumo no humano. Las instalaciones del PIF siempre deben estar listas para albergar los productos que lleguen al puerto y que puedan ser retenidos por cualquier razón.

Con esta reforma se pretende solventar el problema de las emisiones de productos de calentamiento global que se producen por fugas de refrigerante.

Otra de las problemáticas existentes es que cada cámara está destinada a un producto específico y las mercancías no pueden trasladarse de una cámara a otra, requerimiento que implica que debe existir un servicio de asistencia técnica rápida para solventar las posibles averías en el mínimo tiempo.