El día 16 de abril se ha firmado el acta para el comienzo de las obras del proyecto del nuevo Muelle de Baleares, que el puerto de Tarragona destinará a acoger la nueva terminal de cruceros.

Las empresas encargadas de la ejecución, desde que se realizara la adjudicación en enero, son FCC Construcciones y SA/Comsa. Con un presupuesto de más de 27 millones de euros más IVA, estas actuaciones se ejecutarán en un plazo de 14 meses, lo que sitúa el final de los trabajos a mediados del año 2021.

El nuevo muelle tendrá una superficie de cuatro hectáreas y 700 metros de línea de atraque, lo que permitirá duplicar el número de cruceros que podrán atracar simultáneamente. Además, el puerto podrá empezar a recibir en sus instalaciones a embarcaciones de mayor tamaño.

Mientras esta infraestructura no entre en funcionamiento, el proyecto del puerto respecto al sector cruceros vivirá un periodo de transición, pues la llegada de los buques, una vez se levanten las restricciones por el Covid-19, tendrá que seguirse realizando al mismo tiempo que las obras.

En cualquier caso, cuando finalicen las actuaciones, el nuevo muelle permitirá una gran mejora en este ámbito. Además, la Autoridad Portuaria ha incorporado ciertas medidas voluntarias en esta obra para reducir su impacto en el medio natural y ha diseñado un Plan de Vigilancia Ambiental para prevenir y controlar las acciones previstas durante la ejecución de los trabajos.

Asimismo, el puerto dispone de un procedimiento de seguimiento ambiental de las obras que se aplica sistemáticamente a todas las promovidas en el recinto portuario.