El papel del propietario y la óptima gestión de las instalaciones es crucial para aumentar la seguridad en el trabajo diario en una nave de acuerdo a los tres ejes sobre los que pivota la correcta implantación de las medidas de seguridad, como son la higiene, distancia social y comunicación con los empleados.

En este contexto, CBRE ha desarrollado “Back2theFuture” una hoja de ruta para centros logísticos, donde se recogen las principales recomendaciones para la gestión de forma segura del nuevo escenario en el que se desarrolla la actividad en estos espacios que resultan ser decisivos una vez más, en el flujo de necesario para el correcto funcionamiento de las cadenas de suministro en múltiples sectores de actividad, como el e-commerce y la alimentación.

Este nuevo protocolo se ha dado a conocer en las instalaciones que ocupa el operador Airpharm especializado en el sector farmacéutico en Prologis Park San Fernando. Esta adaptación se ha llevado a cabo sin detener la actividad, incluso con mayor actividad como ha sido en el caso de operativas de alimentación, e-commerce o productos sanitarios y de una forma más rápida, para garantizar la máxima seguridad en la distribución de productos, en muchos casos de primera necesidad.

Para ello se han definido protocolos que garanticen la distancia social, tanto en los espacios de trabajo como en zonas comunes, como el control del aforo o la señalización de la distancia mínima de seguridad; medidas de higiene, dotando los diferentes espacios de dispensadores de gel hidroalcohólico o incorporando papeleras con tapa accionada por pedal, y otras medidas que tengan en cuenta cambios en la operativa del sistema de climatización, redimensionamiento de los servicios de limpieza y cambio de protocolos.

Por otra parte, para garantizar la seguridad de los trabajadores, las soluciones digitales se han convertido en una herramienta clave en estos tiempos convulsos, permitiendo generar canales de comunicación que informen sobre las nuevas medidas implementadas y recuerden los protocolos.

Guía práctica

Con su guía “Back2theFuture”, CBRE ofrece una guía práctica para la vuelta a la normalidad en los centros logísticos primando los criterios de seguridad e higiene desde tres puntos de vista diferentes como son los de los tres perfiles implicados: la empresa, el empleado y el transportista.

Así en la reapertura de los centros será fundamental que las compañías tengan una estrategia clara para la gestión del cambio y la comunicación con sus empleados. La gestión escalonada de la entrada al trabajo permitirá evitar aglomeraciones y favorecerá el flujo de tránsito. Todo ello buscando que la experiencia del empleado sea, dentro de las prioridades de seguridad e higiene, lo más satisfactoria posible.

Puntos sensibles, como la cafetería y los lugares de descanso común, deben ser especialmente reforzados con cartelería.

Además de la limpieza frecuente de superficies, la dotación de un equipo de protección individual y la disposición de gel desinfectante, también es necesario controlar el aforo mediante sistemas de conteo inteligente estableciendo la distancia de seguridad entre los empleados mediante recorridos de circulación diseñados para evitar cruces, mamparas de separación entre trabajadores, o flexibilizando el trabajo presencial dividiendo a la plantilla por grupos y turnos de acceso a la nave.

Es también recomendable priorizar la limpieza de los elementos que más se tocan, como las botoneras o los espacios comunes, prestando especial atención a la desinfección de los aseos. Puntos sensibles, como la cafetería y los lugares de descanso común, deben ser especialmente reforzados con cartelería y con mecanismos que puedan accionarse sin emplear las manos, disponiendo en todo momento de soluciones desinfectantes para los empleados.

Desde el punto de vista de los empleados, será crucial respetar el flujo de circulación y el acceso al edificio,l para ayudar a mantener las distancias y aforos de seguridad que se establezcan en cada caso. Es importante valorar la puesta en marcha de aplicaciones que permitan a la plantilla reservar la franja horaria para comer en un determinado horario, por ejemplo.

Por último, también hay que considerar a a los transportistas que acceden a este tipo de instalaciones. El transporte de mercancías debe seguir los mismos parámetros de seguridad establecidos para el resto de los trabajadores de la nave, basándose en la autoprotección y el distanciamiento social en todo momento, mediante el uso de la digitalización para establecer un mayor control de seguridad también para este colectivo.