Es en los momentos de crisis, cuando surgen actitudes y comportamientos que dan buena muestra de la talla de los dirigentes, llamados a liderar la respuesta colectiva en momentos difíciles. Pero eso exige altura de miras, sacrificio en muchos casos y estar dispuesto a darlo todo por el bien común. Algo que en ciertos ámbitos escasea más de lo que debiera.

Es en esta línea de colaboración en la que debe entenderse la iniciativa de las ocho redes británicas de paletería, que con motivo de la epidemia del Covid-19 han decidido unir fuerzas con el fin de ofrecer sus servicios en el movimiento de suministros esenciales. Juntas, estas redes suman 30.000 empleados, más de 750 depósitos, una flota de 23.500 vehículos y una cobertura total de todos los códigos postales del Reino Unido.

Los miembros de las redes de paletería son especialistas en el transporte de palets en sus propias regiones, por lo que conocen bien sus centros de distribución regionales, los negocios que son esenciales, los hospitales de la zona y los hubs comunitarios.

Por tanto, son los mejores preparados para ofrecer este tipo de servicios en situación de emergencia para el transporte de productos enviados desde cualquier parte a cualquier rincón de Reino Unido. De este modo, la mercancía puede llegar de manera rápida, segura y fiable para garantizar los servicios básicos, tanto en zonas rurales como urbanas.

La Asociación de Redes de Paletería, APN Association of Pallet Networks en inglés,  del país ya ha ofrecido sus servicios al gobierno del país para que pueda utilizar sus infraestructuras y herramientas en un momento tan crítico para garantizar la reposición de alimentos en los supermercados o la entrega de medicamentos en farmacias y hospitales, por ejemplo.

Las redes con las que cuentan son eficientes, profesionales y prácticas, por lo que han decidido unir todos sus recursos para ponerlos a disposición de la administración nacional.