La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, Anged, ha reclamado durante su Asamblea Anual la puesta en marcha de un plan nacional a largo plazo para poder afrontar la cuarta revolución industrial.

A lo largo de la jornada, se han enumerado varias reformas urgentes que deberían acometerse cuanto antes para apuntalar la competitividad de la economía española y modernizar el comercio. Para el sector resulta fundamental fomentar la confianza de los actores económicos, lo que requiere un compromiso del Gobierno y las Comunidades Autónomas.

Asimismo, es necesario seguir avanzando en la flexibilidad de las relaciones laborales y la transición hacia una economía sostenible. En este sentido, el papel del comercio es crucial para que las cadenas de valor resulten competitivas, de modo que las empresas puedan crecer e internacionalizarse.

Sin embargo, la disrupción tecnológica, los cambios sociales y el entorno competitivo global exigen varios cambios para ayudar a modernizar el comercio. En primer lugar, revisar y suprimir aquellas regulaciones que solamente se aplican a las tiendas físicas y constituyen una ventaja de facto para las grandes plataformas ‘on-line‘.

Por otro lado, se deben liberalizar los horarios comerciales para adaptarse a la realidad del consumo, además de reformar el marco fiscal para impulsar la competitividad y no generar discriminación entre modelos de negocio y canales de venta.

Asimismo, es fundamental desarrollar de forma más efectiva la Ley de Garantía de Unidad de Mercado e impulsar la digitalización de las empresas, la formación y la capacitación de nuevos perfiles profesionales, para incorporar el mayor número posible de comercios y personas a la era digital.