Aunque en la actualidad los cruceros suponen menos del 1% de la flota marítima mundial, el sector ha invertido hasta la fecha más de 23.500 millones de dólares en nuevas tecnologías y combustibles más limpios para la reducción de emisiones.

Así se desprende del IV Informe sobre Tecnologías y Prácticas Ambientales del sector Cruceros, que ha elaborado Oxford Economics para la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, CLIA, y se ha presentado en el puerto de Valencia.

Los líneas de cruceros han sido el primer sector de la industria marítima en comprometerse a reducir sus emisiones en un 40% para 2030, en relación a los datos de 2008, y como demuestra el documento presentado, han logrado grandes avances.

Para empezar, el 49% de los nuevos pedidos realizados corresponde a buques propulsados por GNL, lo que supone un aumento del 51% respecto a 2018. En total, se trata de 25 nuevos buques.

Es un paso importante para la industria, pues este combustible permite una reducción de entre el 95% y el 100% de las emisiones de partículas en suspensión, del 85% en emisiones de óxidos de nitrógeno y hasta un 20% en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por otro lado, más del 69% de la flota en servicio ya utiliza sistemas de depuración de los gases de escape, lo que representa un 25% más. De hecho, el 96% de los buques en cartera que no utilizará GNL, incorporará estos ‘scrubbers’, que reducen los niveles de óxidos de azufre hasta un 98%, los de partículas en suspensión en un 50% o más, y los de óxidos de nitrógeno hasta un 12%.

Presentacion del Informe de Practicas Medioambientales de CLIA

Alfredo Serrano, director de CLIA España, ha presentado el informe en el puerto de Valencia.

Respecto a los sistemas de tratamiento de aguas residuales, contarán con ellos el 99% de los cruceros que se construirán próximamente. Actualmente, el 70% de la flota correspondiente a CLIA está provista de estos sistemas, tras aumentar un 5% respecto a 2019.

‘Cold ironing’ en los puertos

Otro de los grandes avances del sector en los últimos tiempos tiene que ver con la posibilidad de conectarse a tierra mediante electricidad cuando los cruceros están atracados en puerto (Cold ironing). Ahora, estos buques están cada vez más equipados con la tecnología necesaria, lo que les permite apagar sus motores al llegar a los recintos portuarios que ofrecen esta opción.

En este sentido, conviene apuntar que el 75% de los buques en cartera estará equipado con sistemas para conectarse a tierra o preparado para poder hacerlo en un futuro. A esto hay que añadir que el 32% de la flota en servicio cuenta ya con el equipamiento necesario para conectarse a la red en los 14 puertos del mundo donde ya es posible.

Desde la Asociación, también han propuesto junto a otros socios del sector marítimo la creación de un Fondo de Investigación y Desarrollo de 5.000 millones de dólares para identificar tecnologías y fuentes de energía que puedan ayudarles a reducir su huella ambiental.