carga-fruta-puerto

En los siete primeros meses de 2019, los puertos españoles han movido 7,2 millones de toneladas de frutas y verduras.

Los puertos de titularidad pública movieron el año pasado un total de 11,5 millones de toneladas de frutas, hortalizas y legumbres, cifra que implica un incremento anual de un 12,5% con respecto a 2017.

Así mismo, de esa cantidad, más de 5,2 millones de toneladas, el 45,5%, por tanto, correspondieron a mercancías en tránsito, un registro que convierte a España en uno de los principales países suministradores de este tipo de productos al resto de Europa, ya sea de productos propios exportados, como aquellos procedentes de otros países, especialmente de Iberoamérica.

Además, durante los siete primeros meses de 2019 el tráfico de frutas, hortalizas y legumbres alcanzó los 7,2 millones de toneladas, un 6,5% más que en idéntico período de 2018, crecimientos que colocan a España, por su estratégica ubicación geográfica, como puerta de entrada de las importaciones de frutas procedentes de terceros países.

En este posicionamiento del país ha influido, sobre todo, la existencia de una extensa red de conexiones ‘reefer’ en las terminales portuarias, así como de empresas de almacenaje frigorífico tanto en los puertos como en las zonas logísticas asociadas a ellos en conjunto con la potenciación de las líneas de cabotaje marítimo con los países europeos, que representan cerca del 93% de las exportaciones españolas, y con los países africanos ribereños del Mediterráneo, lo cual a su vez favorece el incremento de la intermodalidad.