El Tribunal Supremo ha atajado de raíz las bravatas de la Diputación Foral de Guipúzcoa en relación con los peajes para camiones en la N-1 y la A-15 y ha rechazado los incidentes de nulidad interpuestos por la autoridad provincial vasca.

La decisión del Alto Tribunal supone la confirmación definitiva de las decisiones judiciales anteriores que declaraban nulo este sistema de pago por uso por discriminatorio.

Frente a la Diputación, el Supremo alega que ha aplicado adecuadamente la legislación europea que «prohíbe, a la hora de aplicar derechos de uso y peajes, además de las discriminaciones basadas, directa o indirectamente, en la nacionalidad de los transportistas, las vinculadas con el origen o el destino del transporte”.

Ante este nuevo varapalo judicial, CETM reclama a la Diputación, según indica en un comunicado, «que acate las decisiones judiciales y deje de perseguir a un sector que es vital para el funcionamiento de la economía y de la sociedad en su conjunto, como ha podido comprobarse durante esta pandemia».

La Diputación de Guipúzcoa insistía esta misma semana en que seguirá cobrando los peajes hasta que se publique oficialmente la resolución judicial que anula el sistema de pago por uso instaurado en 2018 y que desde entonces ha generado una gran controversia.