peaje-en-la-ap-1-en-burgos

La supresión del peaje ha permitido que la AP-1 cierre 2018 con un crecimiento del 5,26%.

La autopista AP-1 entre Burgos y Armiñón ha registrado un crecimiento del tráfico del 58% en diciembre de 2018, tras convertirse en la primera autopista de España en suprimir los peajes al término de su concesión. La vía, actualmente en manos del Estado, ha alcanzado una intensidad media de 26.516 vehículos diarios, frente a los 16.703 de noviembre.

En el caso de los camiones, el aumento del tráfico ha sido del 68,6%, ya que en diciembre han utilizado esta carretera 6.400 vehículos pesados, frente a los 3.794 de noviembre. La supresión del peaje al concluir el contrato de la empresa ha permitido que la AP-1 cierre 2018 con un crecimiento del 5,26%, el doble que el conjunto de las vías de pago, con un 2,7% y una media de 19.670 vehículos diarios.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se comprometió al acceder al cargo a no prorrogar los contratos de las autopistas de peaje una vez finalizara la concesión. Por tanto, en caso de agotar el actual Gobierno la legislatura, en diciembre de 2019 se levantará el peaje del tramo de la AP-7 entre Tarragona, Alicante y Valencia, y de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz.

Próximamente, se pondrá en marcha la subcomisión del Congreso que debatirá sobre el futuro modelo de sostenibilidad de la red de carreteras del país, en la que se planteará la eventual articulación de un peaje en las autovías para garantizar su mantenimiento.